El término Síndrome de Asperger y autismo son a menudo utilizados indistintamente para referirse a trastornos del espectro autista (TEA). Sin embargo, hay diferencias importantes entre ambos conceptos que es importante comprender. En este artículo, exploraremos en profundidad las diferencias entre el Síndrome de Asperger y el autismo.

El Síndrome de Asperger se considera una forma leve de autismo. Las personas con Síndrome de Asperger suelen tener dificultades sociales y de comunicación similares a las personas con autismo, pero con algunas características distintivas. Estas son algunas de las diferencias clave entre ambos conceptos:

Dificultades de comunicación:

Síndrome de AspergerAutismo
Las personas con Síndrome de Asperger suelen tener un lenguaje fluido y desarrollado.
Las personas con autismo pueden tener dificultades significativas en la comunicación verbal y no verbal.
Las personas con Síndrome de Asperger pueden tener dificultades para interpretar el lenguaje figurativo o el sarcasmo.Las personas con autismo pueden tener dificultades para comprender el lenguaje literal.

Intereses y actividades restringidas:

Tanto las personas con Síndrome de Asperger como las personas con autismo pueden tener intereses intensos y restringidos, pero en el Síndrome de Asperger estos intereses pueden ser más específicos y focalizados. Por ejemplo, una persona con Síndrome de Asperger puede tener un interés obsesivo en los trenes y saber todos los detalles sobre ellos, mientras que una persona con autismo puede tener intereses más generales, como la música o los animales.

Desarrollo cognitivo:

En términos de inteligencia y desarrollo cognitivo, las personas con Síndrome de Asperger suelen tener un coeficiente intelectual promedio o superior al promedio, a diferencia de las personas con autismo, que pueden tener una amplia variabilidad en su capacidad intelectual.

En conclusión, es importante tener en cuenta las diferencias entre el Síndrome de Asperger y el autismo. Aunque comparten características en común, como las dificultades sociales y de comunicación, el Síndrome de Asperger se considera una forma más leve de autismo. Es esencial consultar con un profesional experto en la materia para obtener una comprensión más profunda de las diferencias abordadas en este artículo.

Si tienes alguna observación o comentario sobre este artículo, te invitamos a dejarlo en la sección de comentarios a continuación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *