A primera vista, las palabras «acoso laboral» y «hostigamiento laboral» pueden parecer similares o incluso intercambiables, pero en realidad se refieren a conceptos diferentes que tienen implicaciones y consecuencias distintas. En este artículo, exploraremos en detalle las diferencias existentes entre estos dos términos, utilizando ejemplos concretos para una mejor comprensión.

El acoso laboral se refiere a una serie de comportamientos negativos y abusivos que ocurren en el lugar de trabajo y que están dirigidos a un individuo específico. Estos comportamientos pueden ser físicos, psicológicos o verbales, y suelen ocurrir de forma repetida y sistemática. Algunos ejemplos de acoso laboral incluyen:

  • Insultos y humillaciones: Un jefe que constantemente insulta y ridiculiza a un empleado en frente de sus compañeros de trabajo.
  • Exclusión y ostracismo: Un grupo de compañeros de trabajo que deliberadamente ignora y evita a un miembro del equipo, impidiéndole participar en reuniones y actividades laborales.
  • Sobrecarga de trabajo intencional: Un gerente que asigna constantemente tareas imposibles de completar en el tiempo asignado a un empleado específico, con el objetivo de agotarlo y desacreditarlo.

Por otro lado, el hostigamiento laboral se refiere a comportamientos no deseados que también ocurren en el entorno de trabajo, pero que no están dirigidos a una persona en particular. Estos comportamientos son percibidos como irrazonables e intimidantes, y pueden ser realizados por una sola persona o por un grupo. Algunos ejemplos de hostigamiento laboral incluyen:

  • Difusión de rumores: Un grupo de empleados que esparce rumores falsos y perjudiciales sobre otro compañero de trabajo, causando estrés y perjuicio a su reputación.
  • Ignorar y excluir: Un gerente que ignora sistemáticamente las ideas y sugerencias de un empleado, sin proporcionar una explicación clara y razonable.
  • Comentarios ofensivos: Un compañero de trabajo que hace comentarios denigrantes y discriminatorios sobre la raza o el género de otro empleado, creando un ambiente hostil.

En resumen, mientras que el acoso laboral se dirige específicamente a una persona y se caracteriza por conductas abusivas y repetitivas, el hostigamiento laboral no se dirige a una persona en particular, sino que se manifiesta en comportamientos intimidantes y perjudiciales que afectan a múltiples personas dentro del entorno laboral.

Es importante destacar que este artículo proporciona una explicación general de las diferencias entre el acoso laboral y el hostigamiento laboral. Para obtener una comprensión más completa y precisa, es fundamental consultar a una persona experta en la materia. Si tienes alguna observación o comentario sobre este artículo, te invitamos a dejarlo en la sección de comentarios a continuación.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *